Laboral

¿Qué es un autónomo societario?

Asesoría Prego > Nuestro blog > Laboral > ¿Qué es un autónomo societario?
Qué es un autónomo societario
  • Laboral
  • No hay comentarios
  • Demadi

Un autónomo societario es la denominación con la que se conoce a un trabajador que realiza la actividad por cuenta propia, con sus propios recursos y trabaja para su propio beneficio. Esta figura, tiene la obligación de llevar una facturación y emitir facturas por su trabajo. A grandes rasgos, es un autónomo o socio de una sociedad mercantil, dentro de la cual desarrolla su labor, aunque también tiene un control parcial o total de la misma.

¿Quiénes están obligados a constituirse como autónomo societario?

Sólo pueden darse de alta como autónomos societarios aquellos que cumplan los siguientes requisitos:

  • Cualquier socio que tenga, por lo menos, el 33% de las participaciones en que se divide el capital de la sociedad y preste servicios para la misma, está obligado a darse de alta como autónomo societario.
  • También, están obligados a darse de alta como autónomos societarios, todos aquellos trabajadores que, a pesar de no tener un 33% de las participaciones sociales, convive con un socio que dispone del 50% de las participaciones de la empresa.
  • Por último, también estarán obligados a darse de alta como autónomos societarios, aquellas personas que tengan el 25% de las participaciones sociales de la empresa, y que desempeñen funciones de dirección o gerencia de la misma.

Diferencias entre un autónomo y un autónomo societario

Un autónomo, al igual que un autónomo societario, son trabajadores por cuenta propia. No obstante, el autónomo societario es socio de una empresa, por lo tanto, tiene otras responsabilidades y obligaciones vinculadas con lo fiscal y lo contable.

Otras diferencias destacables:

  • Los autónomos societarios no tienen derecho a las bonificaciones de la Seguridad Social, de esta forma, estos no pueden recibir diferentes tipos de beneficios como la tarifa plana.
  • La responsabilidad de los autónomos societarios se limita a su capital, lo cual los aventaja de los autónomos, ya que la de estos se extiende hasta su patrimonio personal.
  • Las cotizaciones mensuales de los autónomos son, generalmente, más altas.
  • Un autónomo suele facturar mucho menos que el autónomo societario.
  • En otros de los aspectos que se diferencian, es en la responsabilidad frente a terceros en casos de daños y perjuicios.

Tipos de autónomos societarios

Existen diferentes tipos de autónomos societarios en función del porcentaje en que participen del capital social de la sociedad. Además, la categoría a la cual pertenezca cada socio va a influir en cómo van a cobrar de acuerdo al porcentaje de participación social del que dispongan.

Socios administradores

Son aquellos autónomos societarios que, además de ser socios, son administradores o gestores de la sociedad. Cuando el socio administrador dispone de más del 25% de las participaciones sociales, tiene la obligación de emitir una factura de forma mensual a la propia empresa con sus servicios. Sin embargo, cuando el socio administrador no tiene el 25% del capital, no tiene la obligación de darse de alta como autónomo societario y sólo puede emitir una nómina mensualmente, percibiendo un salario como trabajador.

Socios que no son administradores o gestores

Este, sólo cuando tenga menos del 33% de las participaciones sociales de la sociedad podrá optar por la cotización de la Seguridad Social, cobrando un salario mensual. Por otra parte, cuando el socio tenga más del 33% de las participaciones sociales se tiene que dar de alta como autónomo y emitir una factura a la empresa, la cual le otorgará un salario mensual.

Socios que conviven con otros que tienen el 50% de las participaciones sociales

Estos también se tienen que dar de alta en la Seguridad Social como autónomos. Sin embargo, si un socio tiene el 50% de las participaciones sociales con un familiar, pero no convive con este, no es necesario que se dé de alta como autónomo.

Principales ventajas de ser un autónomo societario

El hecho de ser un autónomo societario implica una serie de ventajas, como, por ejemplo, el socio puede tener una empresa a su nombre y deja de responder con su patrimonio personal. Además, podrá tener tarifa plana en cualquier cotización de la Seguridad Social.

Otras de las ventajas que ofrece esta categoría, es que sus impuestos son más bajos que el que se cobra a los empresarios tradicionales. No obstante, también hay ciertas desventajas, ya que si la sociedad tiene pérdidas significativas el socio tendrá que responder con su propio patrimonio.

Autor: Demadi

Deja una respuesta